Stuka

Stuka

jueves, 23 de febrero de 2017

BLITZKRIEG GENERAL
Blitzkrieg General es un juego de guerra estratégico global de la Segunda Guerra Mundial editado por UGG (Udo Grebe Gamedesign) en 1999 (ha pasado un tiempecito ya). No haría falta decir que debido a su longevidad el juego adolece de ciertas carencias, ya que no ha sido actualizado, ni mejorado ni revisado en muchos años. Sin embargo, en mi humilde opinión, nos encontramos ante un juego dinámico con muchas posibilidades estratégicas que se puede finiquitar en un par de sentadas. En la BGG lo ponen como una versión avanzada del Axis & Allies. En cierto modo no podemos quitarle la razón. Es un juego sencillo con muy pocas reglas y con fichas genéricas que nos puede recordar al Axis & Allies. Como digo, las reglas son sencillas pero además cuenta tanto con reglas básicas como avanzadas, siendo incluso las avanzadas muy fáciles y en realidad casi de obligada implantación si queremos jugar una mejor simulación de la Segunda Guerra Mundial.

El juego emplea dos mapas, uno para el teatro europeo y otro para el teatro del Pacífico. Blitzkrieg General sólo contempla el juego de campaña dividido en dos escenarios, uno que empieza en 1939 y otro más corto que empieza en 1941. Existe además un escenario basado únicamente en el teatro europeo en el que sólo se utiliza el mapa de Europa.


El aspecto de los mapas parece ser el más descuidado del juego. Para mi gusto es demasiado simplista y poco atractivo, aunque no deja de ser funcional. UGG planeaba editar un nuevo mapa montado y rediseñado con una mejora visual importante, pero esta idea se quedó hace mucho tiempo en el olvido.

Como he mencionado, las fichas son genéricas y sólo contienen un valor en relación a su fuerza de combate. Entre ellas existen fichas de infantería, de blindados, de líderes, de aviación, de buques de guerra, de submarinos y de barcos de transporte.


En teoría, el juego está pensado para que puedan jugar hasta ocho jugadores: Imperio Británico, Estados Unidos, URSS, Francia, China, Alemania, Italia y Japón. Creo que este número resulta excesivo y determinados jugadores deberían manejar más de una de estas potencias mayores que reduzca el tiempo de entre-turnos.

Como ya he dicho, la complejidad de este juego es muy baja incluso utilizando las reglas avanzadas, lo que hace que el tiempo para empezar a jugar sea bastante corto aunque no se conozcan las reglas.

La mecánica sin embargo está bien estructurada, habiendo una fase de movimiento, otra de reacción, una de combate y otra de explotación. Es interesante la mecánica de reacción de las unidades enemigas que están apiladas con un líder (en realidad es un HQ), los cuales también permiten explotar los ataques exitosos.


El sistema de producción es muy simple y permite además reparar unidades ya en el mapa. Los costes son genéricos para cada nación y dicha producción tendrá un retardo en el tiempo dependiendo del tipo de unidad que pretendamos construir. La producción generada cada turno puede ahorrarse para turnos posteriores. La cantidad de producción está reflejada en cada área del mapa de juego, con la particularidad de que tales valores serán inferiores para las naciones invasoras.

El juego también emplea cartas de eventos que generan situaciones a veces históricas y otras no tan históricas, ya que pueden generar golpes de estado en países menores como España, etc.

Aquí cualquier país puede convertirse en una amenaza potencial, incluso los italianos o los chinos. 

En definitiva, un juego agradable con muchas posibilidades y dinámico que sorprende agradablemente a pesar de su poca vistosidad. Sinceramente pienso que se merece una oportunidad.

Página en la BGG
Reglas Básicas
Reglas Avanzadas
Hoja de Inicio Rápido
Tabla de Tiempo
Escenarios

miércoles, 15 de febrero de 2017

HOLD THE LINE:
THE AMERICAN REVOLUTION
Este mes vamos con atraso. Pero ya estamos de vuelta con esta nueva versión del Hold The Line

Hold The Line es un juego de  Worthington Games (ahora  Worthington Publishing LLC) ambientado principalmente en las guerras americanas del siglo XVIII como las guerras indias o la revolución americana. Sus predecesores son juegos como Clash for a Continent y For Honor & Glory editados en 2005 que usaban una mecánica de juego basada en bloques de madera, y que más tarde evolucionaron en el Hold The Line editado en 2008 que, empleando la misma mecánica sustituyó los bloques de madera por grandes fichas de cartón, y por supuesto unas nuevas reglas mejoradas. Hold The Line tuvo algunas expansiones y un juego individual aparte llamado Frederick's War ambientado en las guerras de la Era de la Razón en Europa. 

Por último, este año pasado de 2016, apareció esta nueva versión subtitulada The American Revolution que utilizando el mismo planteamiento sustituye todas las unidades por miniaturas, dotando al juego de una gran mejoría visual que lo hace mucho más atractivo.


El juego contiene unas 200 miniaturas de plástico muy bien detalladas y de gran calidad, un buen mapa montado al estilo Memoir '44, un gran número de losetas de terreno y hasta 18 escenarios de batallas de la revolución.

Las miniaturas representan unidades de infantería, con sus abanderados, unidades de caballería, unidades de artillería y líderes. Vienen en dos colores como se aprecian en las imágenes, azul para los americanos y rojo para los ingleses. El juego también incluye tropas francesas que vienen en color claro y unidades indias y otras mercenarias en color verde.


El sistema de juego se sigue basando en la asignación de Puntos de Acción o Puntos de Mando a los jugadores. A diferencia de otros juegos similares (como el mencionado anteriormente Memoir '44, o la serie Command & Colors), Hold The Line no emplea cartas para emitir órdenes a las tropas, ya que cada bando tendrá una cantidad variable pero limitada de puntos de mando para emitir dichas órdenes. Tampoco existen las secciones en el mapa, de forma que podremos dar órdenes a cualquier unidad sin importar en que lugar del mapa se encuentre.

El juego también emplea un sistema de chequeos de moral muy sencillo basado en el número de figuras que contiene cada unidad, de tal manera que si una unidad se compone de cuatro figuras, pasará el chequeo de moral sacando de 1 a 4 en un dado de seis caras, y una una unidad con tan solo dos figuras pasará el chequeo sacando solamente un 1 o un 2. En la imagen de abajo podemos ver unidades con sólo dos figuras, otras con tres, etc.


En definitiva, un lavado de cara muy merecido para un juego bastante apreciado de esta editorial que conserva todo lo bueno de los anteriores y mejora visualmente de manera sustancial.

Como siempre digo, mejor verlo en el canal de nuestra web amiga Wargame Reviewer.

Página del juego en la BGG

Reglas Hold the Line (by Sturmovik, muchas gracias)